Cuando el conservadurismo conciliar no convence

A menudo ocurre que la zona de comentarios de una publicación digital viene a ser tan o a veces mas interesante que el propio artículo en sí. En una reciente entrevista declaró Mons. Schneider:

FSSPX – MONS. LEFEBVRE

“estoy convencido que en las circunstancias actuales mons. lefebvre aceptaría sin dudarlo la propuesta canónica de una prelatura personal”

“Mons. lefebvre era un hombre con un profundo sensus eclessiae”

“las ordenaciones episcopales de 1988 las hizo porque en conciencia pensaba debía hacerlo, como un acto extremo, pero a la vez dijo que esta situación no debería demorarse mucho tiempo”

“Si se permanece mucho tiempo de forma autónoma canónicamente, se entra en riesgo de perder una característica de la iglesia católica, que es estar sujeto al papa”

“No podemos hacer depender nuestra sujeción al Vicario de Cristo de la persona del papa, esto no sería Fe. No se puede decir no confío en este papa, no me someto, voy a esperar hasta que venga uno que me guste. Esto no es católico, no es sobrenatural, es más humano. Falta sobrenaturalidad y confianza en la Providencia Divina de que Dios es quien guía la Iglesia. Esto es un peligro para la FSSPX”

“le he pedido a Mons. Fellay que no demore más la aceptación y tenga confianza en la Providencia, no es viable esperar a tener certezas 100%”

“tengo un gran deseo de que la FSSPX sea reconocida y establecida cuanto antes en la estructura normal de la Iglesia, y eso sería para beneficio de todos, para ellos y nosotros. Realmente sería una nueva fuerza en esta gran batalla por la pureza de la Fe”

“Le he dicho a Mons. Fellay: Monseñor, precisamos vuestra presencia para ir juntos con todas las buenas fuerzas de la Iglesia, tener esa unión”

MISA TRADICIONAL

“El movimiento por la restauración de la misa tradicional es obra del Espíritu Santo, y es imparable”

“Si los padres del Vaticano II presenciarán hoy una misa como hoy la conocemos y una misa tradicional, mayoría dirían que la tradicional es la que ellos querían y no la otra”

“la liturgia tradicional es, en cierto modo, la liturgia del Vaticano II, tal vez con pequeñas modificaciones”

mons_schneider

Pero los comentaristas con práctica unanimidad parecen no comprarle la mercancia. Aquí con todo respeto (aunque no siempre lo guardan los comentaristas) hacemos una selección de toda la zona de comentarios que podemos considerar como nuestra propia opinión. Con las negritas, que son nuestras, destacamos las alusiones explícitas a la confusión producida por este tipo de discurso típicamente conservador conciliar:

Mons.Lefebvre jamás aceptaría trato alguno con la Roma apóstata. Adelante la Fe debería publicar un artículo imparcial y objetivo sobre la jugarreta-trampa que la Roma apóstata le tendió a Monseñor, ejecutada por Ratzinger, tan idolatrado y añorado por la bancada conservadora adherente al Concilio Vaticano II. Le engañaron y nada mas firmar ya le estaban esperando con las cadenas, los grilletes y el sambenito. Fue entonces cuando Monseñor dijo que jamás volvería a acercarse de buena voluntad a los romanos apóstatas, que era la Roma apóstata la que debería volver a la Iglesia, era esa Roma apóstata la que debía moverse, arrepentirse y convertirse. Y así murió Monseñor. 

[…] Además, me parece un poco chocante que se le pida a Mons. Fellay un acto de fe cuando por el contrario no se está dispuesto a denunciar y renunciar al latrocinio del Concilio Vaticano II. ¿Qué tipo de restauración se espera si no se renuncia al concilio y todo lo que este trajo? ¿En qué tipo de Iglesia creemos, o qué creemos que es la Iglesia? No es solo la cuestión litúrgica, sino también la doctrinal y además toda la obra demoledora del concilio vaticano ii […] al que no se quiere renunciar. Me sigue pareciendo muy triste y muy equivocado. Pedir actos de fe al prójimo está bien, pero también hay que mirar la viga en el ojo propio.

[…] Desconozco los términos reales del acuerdo planteado pero de una cosa sí estoy seguro, y es de que son muchos dentro de la Roma apóstata, yo diría que la mayoría, los que sienten un odio diabólico a la HSSPX y que son muchos los que la están esperando con los cuchillos bien afilados. Probablemente sería su destrucción total, sometida al papa modernista de turno. Si la HSSPX tiene que hacer un acto de fe, ellos sabrán en su momento qué decisión tomar. Ahora bien, se meterían en una cueva donde los amigos mas cercanos todavía piensan en el Concilio Vaticano II y sus obras como el fundamento de la Iglesia en lo que le reste de andadura. Lo siento, pero no me salen las cuentas. Conversión y penitencia, de acuerdo, para todos, pero para los que se siguen adhiriendo al concilio también.

+ + +

Efectivamente monseñor Lefevre, bajo ninguna circunstancia, por más bien intencionada que parezca, aceptaría la unión con Roma postconciliar,puesto que la VERDAD no se regatea o se menosprecia, solo se acepta o se rechaza, y menos aceptaría hoy en día cuando los frutos amargos del concilio apestan

+ + +

Mons. Schneider es otro de esos “tradicionalistas de línea media” dispuestos a negociar la VERDAD con el error bajo el pretexto de “fidelidad a Roma”, la Fraternidad ya es fiel a Roma por el hecho de guardar la Fe inmutable de 2000 años y de reconocer el pontificado actual aunque lleno de deficiencias y escándalos; lo único que consigue es acrecentar la confusión existente y tratar de remarcar la mentira de que la FSSPX no está en “plena comunión” cuando se es o no Católico y punto. Cualquiera que tenga 2 dedos de frente y conozca la verdad y dichos de Mons. Lefebvre sabría que hoy más que nunca no tendría NINGÚN diálogo con la Roma Apóstata Judeomasonica bajo el mando del dictador Bergoglio

+ + +

La cuestión no es qué habría hecho hoy Mons. Lefebvre, sino QUÉ HIZO. Y lo que hizo fue defender la Fe Católica a costa de perder sus sinecuras y sus puestos de privilegio.

[…] Pero sobre todo, Mons. Lefevbre NUNCA aceptaría un “sensus eclasial” con obispos tibios, que los lunes y miércoles critican a Bergoglio y los martes, jueves y domingos lo alaban públicamente.

+ + +

El convencimiento del obispo Schneider es el siguiente: “no importa qué haga el papa ni la jerarquía de la Iglesia ni la mayoría de los católicos, nada afectará a la Iglesia en los sacramentos y en la santidad y que hay que permanecer en Ella hasta el final aunque las Sagradas Escrituras enseñen que el Templo será destruido y solamente se salvará el Tabernáculo”. Llama mantener la fe en lo sobrenatural a una interpretación triunfalista de la Iglesia que no tiene bases en la realidad ni en la revelación porque Aquél que triunfa sobre el Anticristo no es la Iglesia sino Cristo mismo que vuelve.

[…] No comparto esa fe de Schneider y me considero católico, es más considero que esa visión triunfalista no es católica y puede llevar a la perdición a muchos, está propiciada esta visión triunfalista por distintos sacerdotes que quieren una Iglesia final triunfante así como los judíos esperaban un Mesías triunfante en lo político. Pero el triunfo de la Iglesia será extrahistórico no intrahistórico, la realidad ya los tendría que haber despertado de que sus deseos son erróneos pues la historia de la Iglesia no se desarrollará como ellos quieren sino como debe de acuerdo con las fuerzas operantes en ella y con la revelación.

+ + +

En verdad me confunde la indefinicion del Obispo Schneider. Por una parte afirmo el pasado 4 de Dic. que hay un “extrano” cisma en la Iglesia causado por todos esos eclesiasticos que estan en UNION con el papa Francisco pero NO estan en union con Jesucristo. (YA HAY UN CISMA en la Iglesia (Mons. Schneider). Adelante la Fe, 9-12-16). 

Y por otra parte el 10 de Dic. afirmo que el “muy pastoral” gesto del papa Francisco de prorrogar las confesiones en la FSSPX es un gesto muy “misericordioso” que ayuda el proceso para INTEGRAR canonicamente a este grupo que se separo de la Iglesia hace 50 anos, pero que ama y ora por la Iglesia y por el papa Francisco. (EL OBISPO LIBERAL Schneider nuevamente habla sobre la regularizacion de la FSSPX. Nonpossumus-vcr.blogspot, 13-12-16).

[..] Me sorprende su expresion “estamos en la tierra, no en el cielo! no podemos exigir certezas al 100%”. Que forma tan habil de relativizar la moral ristiana. Realmente ya no se si confiar en el hombre.

+ + +

No, la liturgia tradicional no es la del CVII, esa es el Novus Ordo Misae que de tradicional no tiene nada. Liturgia que se hizo para agradar a los herejes, confeccionada con el beneplácito de seis protestantes y del masón Bugnini; copia calcada del Servicio Anglicano e impuesta a toda la Cristiandad por el judío homosexual Montini.

+ + +

La liturgia tradicional es la del VII? Pero hombre, habría que escuchar las conferencias del Padre Hess … En este punto es donde no veo firme al obispo, acepta el Vaticano como un evento “abusado”, pero bueno, cuando desde el primer párrafo de Sacrosantum Concilium está en contradicción con el magisterio, pues ahí se afirma que “busca la unidad de los cristianos”, cuando esa unidad ya existe, es la Iglesia.

A lo que añadiríamos que:

  • Es sorprendente que se pida un acto de fe sin esperar certezas al 100% a los que viven instalados en el destierro por mantenerse fieles a Dios y a la Iglesia con integridad, y que lo hagan quienes están amparados por la oficialidad lograda a cambio de renunciar a una profesión pública e íntegra de la fe, que incluiría un rechazo al Concilio y a su misa ilegítima, modernista, protestantizada y descatolizante.
  • Está muy bien enseñar en contra de la papolatría. Ser fiel al Papa, no necesariamente a la persona de turno cuando esta se comporta mas como lobo que como pastor. Es lo que viene haciendo la HSSPX desde el principio siguiendo un principio de recta obediencia, no hace falta darles lecciones, y están bien donde están. Ahora bien, ya que hablamos de idolatrías, ¿que nombre podríamos ponerle a la idolatría del Concilio? ¿Conciliatría? Y a sus adeptos: ¿conciliatras?
  • Monseñor habla en otra parte de renovación de la Iglesia, con ayuda de la liturgia, para transmitir a las generaciones venideras… Es decir: restauración, ese peligroso discurso tan extendido precisamente hoy en amplios sectores de la Iglesia mas atenta, y no solo en la estructura oficial. Y es peligroso primero porque nunca, nunca oiremos hablar a sus defensores de otras opciones posibles, como la Parusía, lo cual puede llevar y de hecho lleva a confusión; segundo, porque con tal proceder se demuestra que la Parusía es considerada como una especie de tabú, o como algo que temer, algo no querido, o como algo que debe entristecer y escandalizar en lugar de enardecer la devoción del cristiano: “levantad vuestras cabezas”; y tercero porque precisamente un análisis sosegado y prudente de la situación lleva a estimar como mucho mas probable una situación de Parusía que de restauración, a no ser que hablemos de una restauración tan improbable como efímera e inmediatamente previa a una situación de catástrofe peor o quizás de mayor persecución que la actual.
  • En otra parte de la entrevista se habla del crecimiento de la liturgia tradicional, lo cual nos alegra por un lado pero por otro nos lamentamos porque España sigue siendo un erial de lo mas desolado: por sus frutos los conoceréis (al clero español).
  • De poco sirve apostar por la liturgia tradicional si al mismo tiempo se siguen predicando las supuestas bondades del Concilio.
  • Monseñor dice que comparando una misa con otra los padres del concilio hubieran preferido la liturgia tradicional. Pero Monseñor hace la comparación hablando de una misa modernista del común de hoy con monaguillas, comunión en la mano, de cara al pueblo… ¿Y si la comparación fuera con una misa modernista respetuosamente celebrada? Porque el problema de la misa modernista no solo está en su degeneración sino en su propia letra y espíritu. Y en cualquier caso, como recientemente dijimos, los padres conciliares y sus sucesores tuvieron larguísimos años para decir y hacer algo y nunca dijeron ni hicieron nada, salvo las excepciones de Mons. Lefebvre, de Mons. de Castro Mayer y de los Cardenales Ottaviani y Bacci, con la diferencia de que estos últimos dos sí aceptaron la nueva misa modernista.
  • Monseñor habla de una liturgia tradicional con unos ligeros cambios, introduciendo lengua vernácula en las lecturas y alguna pequeña modificación mas. Luego hace una defensa de los elementos sustanciales de la liturgia tradicional. Y es cuando nos echaríamos a temblar si no fuera porque no tenemos mucha idea de lengua portuguesa y con seguridad se nos escapa algo, con lo que mejor dejarlo ahí.

Terminamos con otra opinión que igualmente compartimos plenamente:

A pesar de que Mons. Schneider cae en algunas sutiles contradicciones lógicas debido a su postura, sus afirmaciones son valientes. Esto nos lleva a enfatizar que los miembros de la jerarquía conciliar, claramente se encuentran en una encrucijada, una profunda división entre los “conservadores” y los “progresistas” que intentan llevar el aggionarmiento oficializado por el Concilio Vaticano II hasta sus últimas consecuencias. Sería una gracia que estos obispos escandalizados, que reaccionan a este claro ataque a los fundamentos mismos de la familia cristiana, profundicen y reconozcan los principios doctrinales que llevaron a la barca de Pedro a esta escandalosa dirección suicida, y que se den cuenta de que las “bombas de tiempo” de las que hablaba Mons. Lefebvre –con la clarividencia profética de un hombre que ama a la Iglesia-, están derribando lo que queda en pie con su onda expansiva.

Anuncios

Un comentario en “Cuando el conservadurismo conciliar no convence

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s