Perdiendo el rombo, no el rumbo

Francia autoriza a menores de 18 años películas con escenas de sexo explícito

Aunque menos mal que habrá una comisión de evaluación para pararle los pies a los que se pasen de cochinos. ¡Qué tranquilidad para los franceses!

Puede parecer chistoso que este asunto sea noticia, sabiendo como sabemos la facilidad para acceder a todo tipo de pornografía. Sin embargo la cuestión tiene su matiz, sobre todo porque no estamos hablando de pornografía pura y dura sino de algo mucho peor.

La pornografía dura tiene, precisamente por su grosería, sus limitaciones y llega hasta donde llega. El que la consume busca saciarse de su insano apetito y listo, una vez desahogado ahí se acaba la cosa aunque sabiendo el pecador que lo que ha hecho ha sido delinquir (por mas que nos quieran convencer de que es algo muy natural etc… la conciencia de pecado siempre queda, y el que diga que no la tiene es que ya es difícilmente recuperable).

landsismoPero las películas de las que se está hablando constituyen un género aparte. Nosotros, que siempre vamos muy por detrás del mundo y somos tan ingenuos, nos hemos puesto a investigar tirando del hilo de las películas mentadas en la noticia enlazada y vemos que es ya una categoría sobreabundante. Se trata básicamente de historias de romances entre adolescentes con sexo explícito (y con explícito no queremos decir que haya tomas cortas, sino que los actos no son solamente interpretados y simulados, sino reales), en todas sus variantes: chico-chica; chica-chica; chica-chico-chica, etc…

Se trata de un subgénero de otro mas amplio en el que se intenta mostrar con naturalidad, y con sensualidad, las relaciones sexuales no solo fuera del matrimonio sino muy especialmente las relaciones contra natura. Abundan especialmente los romances lésbicos, aunque como muchos recordarán el género empezó a tomar auge con aquella película, de cuyo nombre no queremos acordarnos y de hecho no nos acordamos, que contaba la relación sodomítica entre dos machos vaqueros muy machotes.

Pero este tipo de cine es mucho mas perverso que la pornografía dura. La pornografía dura es tan grosera que no cala mas allá de lo puramente sensorial y físico. Lo ponen como lo que es. Sin embargo este tipo de cine nos está vendiendo, mas que carne: ideología y engaño, y con ello se está atacando a la persona de forma mas taimada y profunda. Porque no muestran (con perdón) un dale-que-te-pego sobreactuado y atlético, con iluminación directa y tomas cercanas, sino que mediante sofisticadas técnicas cinematográficas y delicados adornos, con un guión que incluye diálogos y una trama, con una puesta en escena, y con una música envolvente, lo que hacen es vender una “historia de amor” con sus sentimientos y pasiones, con sus caricias tiernas pero no necesariamente obscenas, con sus bellos momentos de intima amistad compartida, y también obviamente con el recurso de la excitación sensual mostrando los contactos íntimos con naturalidad, para mas morbo. En algunas escenas ya no hay ni actuación, es como si una cámara automática estuviera grabando lo que pasa en la habitación de una cualquiera de estas parejitas de adolescentes, con toda naturalidad. Naturalidad, pues, que alcanza a toda la historia en su conjunto y a todo lo que hay detrás.

Una herramienta poderosa, un auténtico cazamoscas, pues, para seguir pervirtiendo lo que todavía no está pervertido de este endemoniado mundo, es decir, las nuevas generaciones de jovencitos que se encuentran en toda la vulnerabilidad de su pubertad. Aunque también es verdad que el ataque es global, porque la juventud ya se pervierte hoy día mas que nunca en la misma sociedad, en la calle, en el grupo de amigos, en la televisión e internet, en los colegios e institutos y, triste es decirlo, hasta en los propios hogares con las malas enseñanzas y peor ejemplo de los familiares, empezando por los mismos padres.

dos-rombosEn realidad todo esto es la evolución (a la par del mundo) de aquel género de cine picante en diversos grados hasta llegar a veces a escenas explícitas que tanto se prodigó en las décadas de los 60-70-80 del siglo pasado en toda Europa, incluyendo a España aunque un poco mas tarde (aquí el precedente del teta-pedo-culo tipicalispanis estilo Esteso-Pajares fue el landismo, con los personajes de hombres tan tan tan salidos que interpretaban los Landa, López Vázquez, Sacristán y Ozores). Lo cierto es que aquel cine, aunque igualmente marrano, era por lo general de tipo mas bien cómico o neutro, pero rara vez dramático y menos aun planteaba cuestiones ideológicas ni pretendía adoctrinar de forma tan astuta. El adoctrinamiento estaba todavía en una etapa elemental, como dando a entender la (falsa) naturalidad de una sexualidad desenfrenada, por lo que sencillamente se limitaba a estimular la lívido mostrando carne, sin ir mucho mas lejos. Si bien es verdad que, como ya sabemos, la rana se tiene que cocer lentamente, así que se podría decir que eso era lo que tocaba entonces para que después viniera esto, como ahora toca esto para que después (no queremos ni pensar qué será) se pueda planear lo siguiente.

Así que, como vemos, las potencias oscuras se desprenden de los rombos, pero no pierden el rumbo.

En cualquier caso nosotros, como somos unos integristas, llevaríamos mas bien el debate a si debería ser legal y hasta que punto permisible (haciendo un poco la vista gorda, como con la prostitución, por aquello del mal menor) la difusión (no hablemos de la producción) de este tipo de basura, no solo para menores de 18 años sino para todo el público. Pero el mundo sigue yendo cuesta abajo así que poco se puede hacer, salvo tratar de resistir como se pueda a cada nuevo embate tal como hace en este caso “la asociación integrista católica Promouvoir” (¿sabrán los del ABC que lo de integrista es en realidad un título de honor?). Porque, por cierto, por si alguien no se lo había planteado, cuando vuelva Cristo y si después hubiera un Reino Milenario, ¿se permitiría la pornografía no solo para menores de 18 sino para todos? Y quién dice pornografía dice todo lo demás. Ahí lo dejamos.

Anuncios

5 comentarios en “Perdiendo el rombo, no el rumbo

  1. Que gilipollez.
    Recuerdo el dueño de un puticlub que me dijo “trabajando en esto es donde ves como es realmente la mente humana; padres casados con 3 hijos y mujer, que van a la Iglesia cada Domingo y despues van al puticlub a pedirle a una de las chicas que le meta la mano por el culo”.

    En resumen, que intentar reprimir y censurar la sexualidad, es lo que hace que salgan tarados o, en su defecto, que se fomenten practicas sexuales mas extremas o menos comunes.

    Me gusta

    • Que gilipollez. Hay que ser un tarado para no darse cuenta de que hoy día ya no hay nada extremo y que cualquier opción elegida en libertad es igual de válida que cualquier otra. Yo creo que deberían todos ustedes fundar la nueva religión de meterse la mano por el culo: el dueño del puticlub daría los sermones y haría las veces de celebrante, el “ejemplar católico” de misas de domingo sería la feligresía, y usted podría hacer de monaguillo para ayudar en la susodicha ceremonia de meter la mano por el culo, pero tenga cuidado y vigile la retaguardia que en estas cosas es fácil que se vaya la mano para donde no es.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s