Seguiremos siendo prudentes con el conservadurismo conciliar

Con el debido respeto vamos a comentar algunas declaraciones realizadas por el cardenal Burke en una reciente entrevista:

MFM: Y me pregunto, si para usted no es un tema de preocupación, que lo parece que lo que estamos viendo ahora sea de hecho una especie de continuación de aquel espíritu del Vaticano II que tiene menos que ver con Francisco y más que ver con una orientación totalmente nueva de la Iglesia Católica.

Cardenal Burke: Esa es una preocupación legítima. Y cuando escucho este lenguaje—el ‘espíritu del Vaticano II’—enseguida me pongo en alerta porque no hay duda, ha quedado demostrado y puede demostrarse aún más que mucho de lo que sucedió en la Iglesia luego del Concilio Vaticano Segundo, que invocó al Concilio Vaticano Segundo, no tenía nada que ver con lo que los padres conciliares enseñaron. Sigue leyendo

Anuncios

Dubia de Concilium

Nota de Adelante la Fe: Con este artículo, queremos llamar la atención de los lectores de Adelante la Fe sobre un hecho que a menudo es soslayado: La crisis en la Iglesia no ha empezado con Francisco, asienta sus cimientos fuertemente en los mismos textos del Concilio Vaticano II, y no sólo en interpretaciones exageradas del mismo -que también las hay-, con serías dudas que la propia jerarquía no es capaz de aclarar con solvencia, y mientras este “núcleo” de la crisis de la Iglesia no sea abordado, la situación por lógica no podrá sino empeorar. No está de más recordarlo a todos aquellos que creen que la crisis ha empezado sólo hace ya casi 4 años, cuando lleva más de 50.

Nota de Respicite: Completamente de acuerdo.

***

Dubia de Concilium

Como la gran mayoría de los lectores de este espacio ya saben, la actual crisis en la Iglesia por Francisco en general, y Amoris Laetitia en particular, es parte fundamental de la revolución conciliar.

Tal como escribí en mi artículo anterior, los documentos del Concilio – que voltearon la enseñanza inmutable de la Iglesia en asuntos tales como la libertad religiosa, el ecumenismo, la relación de la Iglesia con los judíos, etc. – indudablemente armaron el escenario para que Amoris Laetitia haga lo mismo con el adulterio, el matrimonio y la familia, la sagrada comunión y hasta el concepto mismo de pecado mortal. Sigue leyendo