Piromanía anticatólica

Seguimos viendo como continúan los preparativos del nuevo incendio de Roma, cuyo mochuelo nos echarán de nuevo a nosotros los peligrosos terroristas que somos los católicos (los auténticos, es decir: íntegros e integristas). Aunque en rigor no es desatinado decir que somos eso, unos peligrosos terroristas para el mundo, pues la demencia ultramundana ha llegado a tal nivel de imperio y engreimiento que la sana doctrina de la Verdad produce auténtico terror a un mundo en avanzado estado de putrefacción en todos los sentidos. Por lo que, cuando se venga la hecatombe y las llamas lo arrasen todo, habrá que echar mano de un chivo expiatorio al que señalar con el dedo. Veamos. Sigue leyendo

Perdiendo el rombo, no el rumbo

Francia autoriza a menores de 18 años películas con escenas de sexo explícito

Aunque menos mal que habrá una comisión de evaluación para pararle los pies a los que se pasen de cochinos. ¡Qué tranquilidad para los franceses!

Puede parecer chistoso que este asunto sea noticia, sabiendo como sabemos la facilidad para acceder a todo tipo de pornografía. Sin embargo la cuestión tiene su matiz, sobre todo porque no estamos hablando de pornografía pura y dura sino de algo mucho peor. Sigue leyendo

Roma arderá de nuevo…

… y ya están prendiendo las primeras chispas:

Investigan unas amenazas de muerte hacia Rita Maestre y los jueces que la absolvieron en el caso de la capilla

De tal forma que en un futuro (si lo hubiera) la caza del integrista, del integrista católico queremos decir, se convertiría en el nuevo deporte nacional muy por delante de fútbol, telebasura, pornografía y demás. No habrá nada mas estimulante para las masas bestializadas que el minuto de odio de cada día contra cualquier tipo de terrorista subersivo contra el orden establecido, y nada mas subversivo que un integrista católico, entiéndase  un católico al 100% simple y llanamente, al que harán confundir con un vulgar terrorista.

Con la mala prensa que tiene el integrismo en general hoy día no costará mucho convencer a las masas endemoniadas de que cualquier tipo de integrismo debe ser reprimido. Especialmente esos integristas que hablan de pecado de adulterio, fornicación y todo tipo de aberraciones cochinescas. Sigue leyendo